La flexibilidad laboral tiene un impacto directo en nuestra salud: a mejores condiciones y jefes más comprensivos, menos infartos

Un nuevo estudio sobre la flexibilidad en el trabajo tiene una sorprendente revelación: el trabajo flexible puede mejorar significativamente la salud del corazón, según un estudio publicado en Estados Unidos por la Universidad de Harvard.

Una de las conclusiones es que un mejor equilibrio entre la vida personal y el trabajo resulta muy beneficioso sobre todo para las personas que tienen más de 45 años.

El trabajo flexible puede reducir el riesgo de que una persona sufra un ataque cardíaco o un derrame cerebral, según esta nueva investigación.

«Tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal es tan beneficioso para la salud que algunos empleados que trabajan de manera flexible terminan con una salud cardíaca equivalente a la que tenían 10 años antes».

Qué ayuda a la salud cardíaca

Ahora bien, ¿qué es lo que ayuda a estar más saludable? Advierten desde Harvard Gazette que estos hallazgos probablemente se sumen al debate sobre si trabajar desde casa con más frecuencia mejora su salud.

Pero también tenemos que «trabajar en un entorno estresante aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral». Esta no es la primera vez que se habla de lo estresante que pueda ser una oficina. No solo por las relaciones con otros compañeros y compañeras o, sobre todo, con los jefes, pero por los ruidos y distracciones.

Lisa Berkman, profesora de epidemiología en la escuela de salud pública TH Chan de Harvard ha explicado que cuando se mitigan las condiciones estresantes en el lugar de trabajo y los conflictos entre el trabajo y la familia, se observa «una reducción en el riesgo de enfermedad cardiovascular entre los empleados más vulnerables, y esto sin tener ningún impacto negativo en su productividad».

La importancia de los buenos jefes

Además, para la investigación, comentan los académicos que los gerentes fueron capacitados en “estrategias para mostrar apoyo a la vida personal y familiar de los empleados junto con su desempeño laboral”. También se educó con nuevas formas de aumentar el control de los empleados sobre sus propios horarios y sus propias tareas.

Probaron este enfoque con una empresa tecnológica de 555 trabajadores de ambos sexos con un salario medio, y una empresa de cuidados, que tenía una fuerza laboral de 973 trabajadores, principalmente mujeres y con salarios bajos. El estudio duró un año y se hacían analíticas a todos los trabajadores.

Al acabar el año, con un ambiente de trabajo más cordial, los investigadores vieron que la mayoría de trabajadores mostraba un menor riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral, puesto que tenían mejor salud que a comienzos del año.

Fuente: Link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *